Ese momento incomodo, cuando gritas “—¿Donde esta mi lápiz!?” y después te das cuenta que estaba en tu mano.

Advertisements